BARQUITO

De un barquito de papel, una foto. De foto al collage. Del collage al stopmotion. Este resultado ha sido un proceso inspirado en el drama de la inmigración. Las personas mueren en los mares, intentando cruzar hacia una vida mejor. Sin embargo el mundo gira la cabeza hacia otra parte. Nos cuesta mirar, pero sobretodo nos cuesta entender. Hace falta adentrarse hasta las necesidades humanas para darnos cuentas de qué es lo que mueve a las personas que huyen del hambre, la guerra y la miseria. Además, el viaje hacia uno mismo es verdaderamente importante. Es necesario investigar lo que este drama nos hace sentir, cómo actuamos, qué es lo que pensamos, qué decimos.

¿Llegará un día en el que desaparezcan las fronteras? Es curioso pensar que lo único que tiene vetado el acceso libre a otros territorios son las personas. Las mercancías, ya sean alimentos u otros materiales, se facturan de país a país, entre diferentes zonas sin ningún problema. ¿Y la gente? ¿Por qué estamos sometidos al espacio que habitamos? Es decir, para poder cumplir los sueños en otros mundos hace falta un papel acreditativo, o dinero. Deberíamos replantearnos muy profundamente esta cuestión y consecuentemente llevar políticas de regeneración hacia un mundo más accesible, justo y solidario.

Este proyecto pretende servir de reflexión. Me encanta crear mundos y ambientes donde evadirme, con los que poder sacar un pensamiento, un trauma, una obsesión… La técnica de stop-motion me permite hacerlo en movimiento, sentirlo, escucharlo, casi olerlo. ¿Hueles el salitre? ¿Oyes el hambre? No soy especialista en producción audiovisual, aunque sí estoy familiarizada y me gusta experimentarlo de vez en cuando. Este clip está inspirado en los refugiados que intentan llegar al continente en sus frágiles barcos, como de papel. En resumen, ¿estamos dispuestos a ser más generosos con el mundo?

¡Comenta!